David Bisbal – Corazón Latino

El debut del segundón de Operación Triunfo fue el disco más vendido de los triunfitos

Después de quedar segundo en la primera edición del éxito televisivo, David Bisbal -que trabajaba como cantante profesional de orquestas de pueblo- lanzó el disco más vendido de todos los participantes de OT. El (no tan) respetable se hizo con dos millones de copias de ‘Corazón latino’, un álbum en el que varias baladas rellenan los huecos que dejan los dos o tres melocotonazos bailables de pop latino con guiños al imaginario musical español.

Con canciones compuestas por Kike Santander en su mayoría (y otros compositores hispanoamericanos afincados en Miami que han trabajado con diversidad de artistas latinos como Luis Fonsi, Santana, Jennifer Lopez o Marc Anthony), el lanzamiento es una imitación muy efectiva de la manera de hacer pop de Luis Miguel y su equipo. De hecho, la voz de Bisbal es muy similar a la del mexicano, algo que es hasta flagrante en “Cómo Será”, el único tema con toques de funk.

Ave María

El trabajo está basado en “Ave María”, “Lloraré las penas” y “Corazón Latino”, tres canciones hechas para la pista y colocadas estratégicamente entre baladas insulsas de entre las cuales solo cabe mencionar “Dígale”, ya que el resto caen tanto en el tedio formulario que necesitan de las florituras pseudo-flamencas del almeriense para sostenerse. Ni siquiera la participación de músicos y arreglistas logra generar un interés más allá de la voz y figura de David. Es un trabajo musical con el foco puesto al completo en el cantante. 

Letras fáciles de recordar (y de escribir) que riman gerundios y melodías que acompañan el fluir de la canción sin opción a la sorpresa a excepción de algunos momentos ocurrentes en las tres canciones antes mencionadas y utilizadas como singles: una fórmula efectiva hace 20 años que, al igual que la música fast-food de hoy en día, bebía de los estilos que más pegaban en el momento, entre ellos el house. De ahí que los tres pelotazos tengan un “bombo a tierra” que recordaba a la recién desaparecida ruta del bacalao.

@sanchificatus

Link de Spotify

Lloraré las penas (directo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *