Luis Miguel – Aries

Fuente de portada: Discogs

Hace casi tres décadas Luis Miguel sacó uno de los discos más potentes de su carrera –y del pop cantado en castellano– con tan solo 23 años, respaldado por un equipo musical de primera categoría.

El lanzamiento está compuesto de diez canciones, cuatro de las cuales podríamos calificar de funk-pop y seis baladas. Desde una perspectiva comercial, esta proporción responde a la lógica de mercado que imbuía la música de cualquier artista de su envergadura en aquella época. Es, sin embargo, el trabajo compositivo y arreglístico –sumado a la potencia vocal de Luis Miguel– lo que eleva el álbum a la categoría de clásico.

El elenco de instrumentistas que trabajaron en la grabación del disco es enorme: intérpretes de cuerda, secciones de viento y músicos de sesión de élite como Freddy Washington o Paul Jackson Jr., los cuales habían trabajado con Michael Jackson. Esto, sumado a la colaboración de compositores como Juan Luis Guerra, Rudy Pérez o David Foster, hacen del decimoquinto trabajo del mexicano un producto musical de una calidad pocas veces igualada por otros artistas de habla hispana.

Ayer

Es innegable que todos los cortes del disco podrían fácilmente definirse, simplificando al máximo su sentido por el contenido de las letras, como canciones de amor. Sin duda, el amor romántico es la temática preferida del pop y, más concretamente, la balada parece haberse convertido en los últimos 100 años en el cauce ideal para la expresión de esta idea. Aun así, la innumerable sucesión de arreglos, las armonías provenientes del jazz y la versatilidad de la voz de Luis Miguel, evitan que la repetición de este manido concepto resulte aburrida. Casi todas las canciones superan los cuatro minutos, una rara avis hoy en día, pero ninguna se hace repetitiva gracias al esfuerzo musical de un equipo volcado en llevar al cantante a su máxima expresión y exuberancia.

‘Aries’ es la consolidación de un músico adulto cuyo padre, una oscura figura a la sombra del artista desde que comenzó su carrera siendo apenas un adolescente, había muerto recientemente, puede ser que liberándolo de una carga subconsciente que le permitió hacerse cargo por primera vez de la música que quería cantar. Dos de las cosas que lo atestiguan son el título –su signo zodiacal– y la versión de “Attitude Dance” de Tower Of Power. Luis Miguel era fan del funk de los 70 y la sección de vientos de la mítica banda californiana participó en “Qué Nivel De Mujer”.

GUILLERMO S.A.

Enlace de Spotify

Suave

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *