El rincón de Paula

No queda otra

Basta que se me llene la agenda de tareas, compromisos y fiestas para que mi cuerpo decida declarar guerra. Empieza con un ligero picor en la garganta. Me invita a ser más selectiva con mis compromisos, a descansar y respirar, pero como no es suficiente para hacerme frenar, la estrategia se vuelve violenta. Va a por todas: dolor de garganta, tos, mocos, cansancio. 

Me doy por vencida, no me queda otra que meterme en la cama y dejar pasar las horas y los síntomas. Quizá la solución contra el resfriado inoportuno sea no apuntar nada en la agenda. Ya os diré si funciona.

PAULA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *