Rupturas

A mí me han dejado parejas o semi parejas. Pero creo que lo que más me dolería sería que me dejase la psicóloga. 

Cuando en una sesión, de la nada, me saca que llevamos más de un año de terapia y que cómo me siento, me entra el pánico. ¿Está a punto de cortar conmigo? Después de todo lo que le he contado, las bromas con las que se ha reído… ¿Cómo me puede hacer esto a mí, su paciente preferida? 

Es irónico pensar que voy a necesitar una psicóloga para superar a la anterior, un círculo vicioso de psicoanálisis. Eso sí, el culpable siempre acaba siendo el padre (lo siento papá). 

Pues resulta que la pobre mujer no quería cortar conmigo, simplemente hacer una retrospectiva de mi salud mental. La cosa va progresando, he pasado de loca a loquita.

PAULA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.