Naturaleza urbana

El otro día salí a buscar ajo silvestre al bosque. Suele encontrarse en espacios verdes, cerca del agua, ya sea río o lago. Es una especie invasiva por lo que si se encuentra, suele ser en abundancia. 

Fuimos a un bosque cerca de casa. Nos adentramos entre los árboles y matorrales, inspeccionando cada rincón. Enseguida nos dimos por vencidos, no había ni un brote de ajo silvestre. Aun así disfrutamos del oxígeno puro que brindan los árboles en primavera, de la luz que se filtra entre las ramas, de las hojas muertas que bailan alrededor de los tobillos cuando hay algo de brisa. 

“¡Aaah!” suspiramos los tres. ¡Qué maravilla la naturaleza y el aire fresco! 

BEEP BEEP.

Los coches nos sacan del ensoñamiento. Tenemos la carretera a nuestra espalda. Nos recuerda que no somos tan hippies como creemos, que seguimos en la gran ciudad. 

PAULA 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.