Remedios a medias

Yo me arranco las cutículas, la pielecita de alrededor de las uñas. ¿Por qué? Hay varias razones, ya las hablaré con mi psicóloga. 

Harta de tener la mitad de los dedos con tiritas y la otra mitad a punto de sangrar, decido ponerme uñas postizas. 

Son tan largas que no consigo pellizcar las cutículas. Eso sí, tampoco consigo abrir la lata de cerveza, ni subirme los pantalones, ni tirar de la cadena… 

PAULA

Un comentario en «Remedios a medias»

  • el 26 de enero de 2022 a las 6:12 pm
    Enlace permanente

    Unos se muerden las uñas, otros muerden el bolígrafo hasta dejarlo por la mitad, y los de más allá se cogen al pelo de su cabeza. ¿Estrés, ansiedad, miedo? Antes decíamos que eran los nervios, pero vete tú a saber. La solución de las uñas postizas parece perfecta, pídale usted a alguien que le abra la cerveza!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *