Nala Sinephro – Space 1.8

El Debut Más Sorprendente del Ambient Jazz de UK

‘Space 1.8’ es el nombre del primer lanzamiento de Nala Sinephro, una arpista y productora belga  de origen caribeño afincada en Londres. Un trabajo de ocho cortes a lo largo de los cuales la artista despliega su visión musical, donde la frecuencia y la geometría unen fuerzas para crear sonidos que nos (con)mueven.

El disco está compuesto, grabado y mezclado enteramente por ella. ¡En su casa! La joven promesa cuenta en su equipo con James Mollison, Shirley Tetteh, Nubya Garcia, Eddie Hick, Dwayne Kilvington, Jake Long, Lyle Barton, Rudi Creswick entre otros. Sin embargo, el protagonismo reside en Nala ya que, además de usar el arpa en sus creaciones (instrumento algo atípico en el jazz, aunque la mítica Alice Coltrane ya mostró las posibilidades que tenía), maneja los sintetizadores modulares competentemente. 

Space 6

Es precisamente esa combinación de instrumentos clásicos del jazz (contrabajo, saxofón…) con los sintetizadores lo que hace que podamos colocar la etiqueta de “ambient” delante y dota al trabajo de una atmósfera cautivadora. Los solos de saxofón se sostienen sobre sonidos que oscilan entre el ruido y la electrónica, entrando y saliendo de la armonía al antojo de la belga. Una propuesta atrevida pero adaptable a todo tipo de público. Una buena manera de acercar a la gente del jazz a la electrónica y viceversa. 

La portada es obra de Daniela Yohannes, que también ha trabajado con artistas del jazz de la talla de Keith Jarrett, y se acerca al estilo de la música negra progresiva de los 70, solo que algo más minimalista. El álbum ha sido lanzado por Warp Records, un sello enfocado en música electrónica experimental, lo cual dice bastante de la maleabilidad del jazz para encajar en otros estilos. Un disco imprescindible.

@sanchificatus

Link de Spotify

Space 4

Si te interesa el disco, lo puedes comprar aquí

Un comentario en «Nala Sinephro – Space 1.8»

  • el 3 de octubre de 2021 a las 11:53 am
    Enlace permanente

    Esta bien conocer terrenos nuevos del jazz, aunque la mezcla con la electrónica a los más clásicos nos pueda resultar menos comercial. Se agradece en todo caso las nuevas propuestas

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.