Mi llamada semanal con mi amiga Maren

La llamada de los martes

Un momento para quejarnos de la vida, cotillear, reírnos y compartir notas de nuestras sesiones de psicoterapia. Resulta que las dos somos perfeccionistas, autoexigentes y, a ratos, un poco vagas. 

Siendo tan diferentes hay cualidades que nos unen: nuestra pasión por las cosas que importan, nuestras inseguridades, nuestro interés por la cultura, el feminismo, la pereza del martes por la mañana. 

Una llamadita que acaba durando dos horas. A lo tonto es casi la una y media y Maren no se ha duchado y Paula sigue con el café del desayuno. Ya va siendo hora de empezar el día. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.