Mi llamada semanal con mi amiga Maren

La llamada de los martes

Un momento para quejarnos de la vida, cotillear, reírnos y compartir notas de nuestras sesiones de psicoterapia. Resulta que las dos somos perfeccionistas, autoexigentes y, a ratos, un poco vagas. 

Siendo tan diferentes hay cualidades que nos unen: nuestra pasión por las cosas que importan, nuestras inseguridades, nuestro interés por la cultura, el feminismo, la pereza del martes por la mañana. 

Una llamadita que acaba durando dos horas. A lo tonto es casi la una y media y Maren no se ha duchado y Paula sigue con el café del desayuno. Ya va siendo hora de empezar el día. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *