2 comentarios en «Mi casa atea»

  • el 1 de marzo de 2021 a las 10:20 am
    Enlace permanente

    Una crisis existencial a los 6 años. A eso se llama precocidad. Muchos seguíamos rezando a los 16 para aprobar los exámenes. Y daba resultado!
    Suerte grande tenéis los jóvenes con los cambios educativos y sociales de las últimas décadas.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *